miércoles, 5 de diciembre de 2007

Misión Robinson.Liberandose de Cuarenta años de oscuridad


Misión Robinson
Cuarenta años de oscuridad
Uno de los saldos más dramáticos de la crisis política y social de Venezuela durante los 40 años de gobiernos capitalistas neoliberales fue el deterioro del sistema educativo público y la exclusión de la población a la educación formal.

Durante los 40 años reinó la exclusión de miles de venezolanos, a quienes intencionalmente se les quiso mantener en la cárcel de la ignorancia. Claro, saber leer muestra a las personas el universo del saber humano acumulado, experiencias, ideas, utopías, sueños...y escribir, permite que la gente se integre a esa corriente de saberes, aportando sus propias ideas, dejando un testimonio de las mismas que puede pasar de generación en generación, enriqueciendo el caudal de conocimientos de la humanidad.

A los defensores del pensamiento único y de la idea de que la historia ya ha terminado y que no queda más por inventar ni cambiar les conviene mantener a los pueblos en la invidencia del analfabetismo. Así se garantiza la sumisión y la pasividad ante la explotación y la dominación. La Cuarta República creó planes de alfabetización para minorías, como el Consejo Nacional de Alfabetización, el Servicio de Alfabetización, entre otros, que sumados a la aplicación de métodos de la educación formal, sólo lograron alfabetizar 76 mil 948 personas, entre los años 1990-1998 y 21 mil 242 personas en los años 2000-2002.

En la década de los 90, existía una tasa de analfabetismo de aproximadamente dos millones de venezolanos, lo que se traduce en casi 9% de la población mayor de 10 años.
Partiendo de estas cifras, Hugo Chávez Frías, desde su llegada a la presidencia otorgó prioridad especial al rescate y refundación del sistema educativo. Se elevó el presupuesto del 2,8% del producto interno bruto .hasta más del 7 % y se promovió la transformación del proceso educativo.

El objetivo era acabar con la exclusión que ocasionaba el no saber leer y escribir. El Gobierno Revolucionario ha logrado su objetivo con la promoción de las misiones educativas, que hoy en día abordan las distintas etapas:
Alfabetización: Misión Robinson I
Escolarización primaria y secundaria: Misión Robinson II y Misión Ribas
Educación superior y la especialización universitaria: Misión Sucre.
Derecho a una educación integral de calidad

Los programas educativos que desarrolla el Gobierno Nacional están en concordancia con lo establecido en los artículos 3 y 103 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, según los cuales: "...el Estado tiene como fines esenciales la defensa y desarrollo de la persona y el respecto a su dignidad...la educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines".

"Toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad, permanente en igualdad de condiciones y oportunidades sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocaciones y aspiraciones".

Alfabetización: un reto para el país
El Programa se concibió como estrategia mancomunada entre la ciudadanía, a través de sus organizaciones sociales, e instituciones gubernamentales. Las actividades comenzaron el 23 de mayo de 2003, con un plan piloto aplicado en el Distrito Capital y los estados Vargas, Miranda y Aragua.

Los resultados exitosos del plan piloto, confirmaron la selección del proyecto educativo, por lo cual el 1 de julio de 2003 se inició formalmente el Plan Extraordinario de Alfabetización "Simón Rodríguez", conocido como Misión Robinson.
Objetivos de la Misión Robinson

La Misión Robinson, tuvo como finalidad eliminar el analfabetismo en jóvenes y adultos de todo el país. Promovió la comprensión lectora en cada uno de los beneficiados.
Esta misión estuvo inspirada en los principios de equidad, igualdad de género, así como en el respeto a todas las corrientes del pensamiento.

La finalidad fue desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática.
Por ello, este programa mostró un resultado palpable de lo que es capaz de hacer un gobierno que tiene como bandera y como principio el humanismo y la atención directa a los desposeídos.
¿Quiénes podían participar en la Misión Robinson?

La Misión Robinson estuvo destinada a todos aquellos hombres y mujeres mayores de 15 años que no sabían leer y escribir. Fue dirigida a todos los venezolanos y venezolanas sin distinción de credo, raza, ni color político. Ciudadanos que desearon alcanzar mayores niveles calidad de vida. Esta misión incorporó además a la población rural, urbana, indígena y penitenciaria.
¿Cómo funcionó la Misión Robinson?

El método cubano "Yo si puedo", permitió que los hombres y mujeres analfabetas aprendieran a leer y escribir. Representó una estrategia de aprendizaje novedosa, que parte de lo conocido a lo desconocido. El soporte esencial en la enseñanza de la lectura y la escritura fueron los medios audiovisuales (televisor, VHS y video clases).

Contó con un facilitador que era el encargado de supervisar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los patriotas. A través de un manual, utilizado como herramienta principal de consulta, brindaba orientaciones metodológicas y de carácter general, necesarias para el buen desarrollo de los encuentros que llevaban a cabo con los aprendices.

La cartilla "Yo si puedo", es muy sencilla. Presenta el mismo formato en cada una de sus páginas y está concebida estableciendo un vínculo entre los números y las letras. El alfabetizando establece un proceso de asociación entre lo conocido (los números) y lo desconocido (las letras).

Etapas de la Misión Robinson

La Misión Robinson, fue una práctica poco usual, e implicó un reto para el país, y su aplicación fue dividida en tres etapas.
La primera fase se tradujo en el adiestramiento, incluía las 10 primeras clases del método, cinco de familiarización, desarrollo de expresión oral y habilidades psicomotoras. Aseguró la representación gráfica de los números del 0 al 30 y los cinco restantes. Estuvo dirigida al estudio de las vocales.

La segunda fase, constó de la enseñanza de la lectura y la escritura. Se dedicó en 42 clases al aprendizaje de la lecto-escritura.
La tercera fase, fue la consolidación de las letras estudiadas. Se consagró en 13 clases para el conocimiento óptimo de la temática instruida.

Sistema de evaluación de Misión Robinson
El proceso de evaluación para los robinsonianos fue sistemático y diario. Se tomaban en cuenta:

Los ejercicios que realizaron en la cartilla o en los cuadernos.
Las respuestas a preguntas realizadas en clase.
Observación de las clases.
Entrega de ejercicios orientados por el facilitador.
Participación de los encuentros.

Asimismo, se les aplicó una evaluación final, que comprobó que los alfabetizados habían aprendido a leer con cierta fluidez y que eran capaces de redactar oraciones, mensajes sencillos y hasta una carta.
Becas para los aprendices
Dado que el analfabetismo excluyó a los ciudadanos al disfrute de todos los derechos sociales, el Gobierno Revolucionario a través del Ministerio de Educación y Deportes adelantó un programa de incentivo económico. Fueron 100 mil becas mensuales para los robinsonianos de escasos recursos y otras 100 mil que se asignaron a los misioneros que se constituyeron en cooperativas.
Logros Alcanzados en la Misión Robinson
El Plan Extraordinario de Alfabetización Simón Rodríguez, conocido como Misión Robinson, dio una altísima contribución y servicio en la lucha por la alfabetización en Venezuela. Este programa educativo atendió a todos los sectores de la población, haciendo énfasis en los grupos más vulnerables, y en aquellos con necesidades pedagógicas especiales.

La Misión Robinson, motivó la participación masiva del voluntariado, articulando la inclusión de los alfabetizados en programas que fueron dirigidos al impulso de sus potencialidades. Se logró incorporarlos al desarrollo de proyectos productivos, congruentes con el modelo de Desarrollo Endógeno que se lleva a cabo a nivel nacional.

El maestro Simón Rodríguez (Samuel Robinson) decía sobre la educación: "está vinculada a la formación de virtudes sociales, amor a la patria, que es el bien común, y amor la trabajo productivo, entendido como actividad liberadora".

Venezuela: territorio Libre de Analfabetismo
La hazaña se cumplió, lo imposible es hoy una realidad, gracias a la alfabetización de un millón 500 mil venezolanos y venezolanas.

La Misión Robinson permitió que el 28 de octubre de 2005 Venezuela fuera declarada "Territorio Libre de Analfabetismo". Según la UNESCO, un país o territorio entra en esta categoría si más del 96 por ciento de la población mayor de 15 años sabe leer y escribir.
Ciudadanos de la población rural, urbana, indígena y penitenciaria dejaron de ser excluidos del sistema educativo venezolano. Hoy saben leer y escribir, hoy nadie los engaña, hoy conocen la riqueza que posee el país y gracias al plan que lleva a cabo el Gobierno Revolucionario, el pueblo tiene el poder.

Los resultados positivos de la Misión Robinson I, le abren paso a la Misión Robinson II. Está incorporará a los egresados de Robinson I, y a todos los individuos que no pudieron concluir sus estudios de educación básica.

"La Misión Robinson es la misión madre, la misión primigenia. De ella nacieron luego Robinson II, Ribas, Sucre, Vuelvan Caras, Barrio Adentro I, Barrio Adentro II (...)" Hugo Chávez Frías. 28 de Octubre de 2005.
Contactos de la Misión Robinson
Ente encargado: Ministerio de Educación y Deporte Ministro encargado: Aristóbulo Istúriz Ubicación: Esquina de Salas a Caja de Agua, Edificio Sede del MED, Parroquia Altagracia, Caracas, Dtto. Capital -Venezuela. Coordinador Nacional de la Misión: Omar CalzadillaTeléfonos: 0212-5068484/ 5068232/ 5068443/ 5068397.Correo Electrónico: omarcalzadilla@cantv.net
Fuentes consultadas:

MINISTERIO DE COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN.
La Educación Bolivariana. Colección Temas de Hoy. Caracas-Venezuela. Septiembre de 2005.
MINISTERIO DE COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN.
Las Misiones Bolivarianas. Colección Temas de Hoy Caracas-Venezuela. Julio de 2005.
MINISTERIO DE COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN
Venezuela Territorio Libre de Analfabetismo.